Todo vehículo nuevo tiene 2 años de garantía bajo las condiciones del fabricante.

Un vehículo usado tiene normalmente 1 año de garantía. Muchas de las marcas amplían más de 2 años la garantía de estanqueidad que garantiza que no le va entrar agua ni humedad en la caravana.

Para que se pueda prolongar la garantía más de los dos años es necesario que el concesionario de la marca revise que cumple las condiciones y selle el correspondiente talonario específico.