La fianza es un depósito que cobramos antes de iniciar el viaje en autocaravana, y que se devuelve íntegramente si respetas lo pactado en el contrato de alquiler. Lo habitual es hacer uso de este depósito únicamente cuanto el cliente se retrasa en la entrega de la autocaravana, si trae el combustible por debajo del nivel que se le entregó, si el habitáculo no está limpio, o en ocasiones si se ha producido algún golpe o desperfectos en el vehículo.

La fianza se formalizará siempre contra tarjetas de crédito o débito.