Es recomendable realizar una breve revisión al menos una vez al año: luces, engrase, equilibrado de frenos, etc. y una revisión más completa cada tres años: posibles entradas de agua, siliconas, neumáticos, etc.

Recuerda que tú eres siempre el primer responsable del mantenimiento de tu vehículo.